sábado, 27 de diciembre de 2014

Gracias

Para empezar esta entrada, la primera, rescato parte de un texto que yo misma escribí cuando estaba en primero de Magisterio, como trabajo para una asignatura.

En esta tarde me gustaría comenzar haciendo una reflexión e invitándoos a todos a hacerla conmigo. Una reflexión muy sencilla sobre una palabra que todos conocemos pero que no usamos tanto como debiéramos. Una palabra que en ocasiones cuesta pronunciar, pero que provoca un bello sentimiento en quien la recibe.

Es una palabra compuesta de gratuidad, respeto, amabilidad, confianza, igualdad y acogida, donde “siempre” son las veces que tendríamos que utilizarla. 

En los tiempos que vivimos en la actualidad, donde la palabra “gratis” prácticamente no existe, tendríamos que abusar de todo aquello que implique Gratuidad, pues estamos llamados a dar gratis lo que gratis hemos recibido. Más allá de lo económico o material, también nos enfrentamos a una pérdida de valores en nuestra sociedad, junto a ellos está el Respeto, un sentimiento de reconocimiento del papel que juega el otro en esta vida, en este tiempo que compartimos. Un tiempo en el que la Amabilidad y la Confianza son la clave para garantizar una convivencia ya no sólo pacífica, sino con sentido. Tratar a los demás como a nosotros nos gustaría ser tratados, una frase que de tantas veces como ha sido repetida y escuchada, puede sonar a poesía más que a ensayo realista. Sin embargo, no por ello pierde su inmenso valor. Un valor que se apoya en la Igualdad, en no considerar a nadie superior a nosotros mismos, en mirar al otro y reconocer en él a un hermano, a una persona merecedora del mismo cariño, afecto y respeto que nosotros mismos merecemos. Una igualdad que convierta en realidad la utopía de la Acogida, como aceptación y cuidado de las personas que tenemos a nuestro lado y a las que Siempre debemos mostrar nuestra gratitud. 

Tan sólo una palabra es la que recoge este océano de significados. Significados que navegan entre valores perdidos y hallados, pasados y futuros. Como dice Neruda en uno de sus poemas, “No olvides que la causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro es tu presente”. Así, nuestras palabras son el reflejo de lo que somos como personas. Abusemos de ellas y hagamos de la palabra “GRACIAS” el instrumento de construcción del presente. 

A partir de esta reflexión sobre la importancia de dar las gracias, quiero compartir con vosotros una de las cosas más especiales que tenemos en nuestra clase. Y sí, digo nuestra porque es de todos los que estamos y formamos parte de ella, alumnos y profes. Es un buzón de los agradecimientos. Los peques, cuando vieron que había preparado un buzón, pensaron que sería un buzón de quejas o de sugerencias, pero no era así. Es un buzón muy especial donde cada uno, en el momento que le apetezca, puede meter un papelito dando las gracias a alguien por algo concreto que sientan que tienen que agradecer. Y cada cierto tiempo, dedicamos un ratito de clase a ir leyendo las cartas que ellos van metiendo. Yo también participo dando las gracias a la clase o a algún alumno concreto por algo especial. 




Es cierto que al principio, costó mucho que empezaran a utilizarlo. Pero a lo largo del trimestre han ido usándolo mucho más, y cada vez esperaban con más ilusión recibir alguna nota del buzón. El último día antes de las vacaciones, leímos las cartas que estaban pendientes y más de un alumno me pidió que si podía dar las gracias a un compañero por algo que acababa de pasar y no habían tenido tiempo de escribir la nota. 

Es precioso ver cómo los pequeños son capaces de reconocer las cosas buenas que sus compañeros y amigos hacen por ellos y sentirse agradecidos. Y es precioso ver sus caras cuando sienten que les están dando las gracias por lo que son y lo que aportan a sus amigos. 

Os dejo ejemplos de alguna de las cartas que he escrito yo y también alguna que he recibido.





2 comentarios:

  1. Alguien que conoce lo que es "La oreja verde" merece todos mis respetos.
    ¡Bienvenida al mundo de los blogs y de twitter, creo que no te arrepentirás!

    Un abrazo para ti y otro para Ana, ya que tienes la suerte de trabajar con ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la bienvenida. Ya mil gracias por apoyar este proyecto desde el principio.

      Un abrazo enorme

      Eliminar